Login
(0)
Ver contenido del carrito.
 blog de CEPC

Blog del CEPC 

Este blog es un espacio para el diálogo y debate de la comunidad intelectual del CEPC, la cual se extiende más allá del continente europeo y abarca varias generaciones de profesores, investigadores y profesionales de diferentes disciplinas concernidas por el estudio y análisis jurídico, político y social de la realidad actual y de su evolución histórica.

Las opiniones expresadas en las entradas del blog son de exclusiva responsabilidad de quien las firma, y no son compartidas necesariamente por el CEPC.

Respuestas frente a la pandemia de COVID-19: Ciencias del Comportamiento, Derecho Público y Gestión pública*.

Fecha de publicación: may. 25, 2020

Juli Ponce Solé
Catedrático de Derecho Administrativo, Universidad de Barcelona

*Una versión distinta y en catalán de este estudio será objeto de publicación en el blog de la Escola d´Administració Pública de Catalunya.

¿Pueden contribuir las llamadas ciencias del comportamiento a una mejora de la gestión pública y del Derecho público en sus respuestas a la pandemia de COVID-19?

La respuesta parece ser afirmativa, pero para comprender las razones, debemos empezar por el principio, esto es, por una breve introducción sobre las ciencias de la conducta y su impacto en el Derecho público y la gestión pública.

1. Decisores públicos y privados y racionalidad. Importancia para la gestión pública: buen gobierno y buena administración

De acuerdo con las aportaciones provenientes de las denominadas behavioural sciences o ciencias de la conducta humana, sobre todo de la psicología, con los conocidos trabajos de Kahneman, Premio Nobel de Economía del 2002, actualmente se ha llegado a un punto en que estas dos ideas son ampliamente aceptadas:

-           La racionalidad absoluta de la persona —del llamado Homo economicus, como modelo de decisor utilizado en la economía neoclásica— no existe, puesto que, ante todo, y por el que ahora nos interesa, la racionalidad humana es limitada, como ya hace muchos años señaló el premio Nobel de Economía del 1978 Herbert Simon, y porque, además, no tiene en cuenta comportamientos perfectamente racionales como la reciprocidad y el altruismo.

-           Esta racionalidad está interferida por heurísticos (atajos mentales para ahorrarnos energía) y sesgos (errores sistemáticos causados por las heurísticos).

A causa de estas interferencias, nuestro cerebro nos engaña, no infrecuentemente. Las ilusiones que genera nuestro cerebro son muy variadas. Una clásica tiene que ver con las llamadas tablas de Shepard.

Ver más

You are not allowed to post comments.