«Se dio la orden de no hacer detenidos». El Ejército rebelde y la dictadura franquista contra los guerrilleros republicanos y la población civil (1936-1952)

Palabras clave
guerra civil española
guerrilla antifranquista
Guardia Civil
Ejército sublevado
guerra irregular.
Resumen

El objetivo del presente artículo será mostrar cómo el Ejército sublevado estableció la doctrina de no hacer prisioneros desde el verano de 1936 en espacios de lucha antiguerrillera. Una estrategia que se convirtió en la base de la contrainsurgencia franquista hasta 1952, cuando la guerrilla republicana fue vencida de forma definitiva. Para analizar estas cuestiones se recurrirá a la bibliografía especializada y a una serie de fuentes documentales inéditas del Archivo General Militar de Ávila. La documentación generada por las agrupaciones guerrilleras y la propia experiencia de los partisanos, sus enlaces y la población civil en general han mostrado que la aplicación discrecional de la ley de fugas entre 1936 y 1952 tuvo como objetivo no hacer prisioneros en el marco de la guerra irregular. No obstante, el hallazgo de diversas órdenes del Ejército rebelde y de la dictadura confirma que la guerra sucia desplegada contra los guerrilleros y la población estuvo reglada y planificada desde las más altas jerarquías militares.

Keywords
Spanish Civil War; anti-Francoist guerrilla; Guardia Civil; irregular war; rebel army.
Abstract

The objective of this article will be to show how the rebels established the doctrine of not taking prisoners in anti-guerrilla areas since the summer of 1936. A strategy that became the basis for Franco’s counterinsurgency until 1952, when the Republican guerrilla was finally defeated. To analyze these questions I will use the specialized bibliography and a series of unpublished documents. The documentation generated by the guerrilla groups and the own experience of the partisans, their links and the civilian population has shown that the application of «la ley de fugas» between had the objective of not taking prisoners. However, the discovery of various orders and communications from the rebel Army and the dictatorship confirms that the rebels planned in detail the dirty war that was deployed against the guerrillas and the population living in the irregular theater of operations.